Criptomonedas, definición, historia, tipos y generalidades

Con el exponencial aumento que ha experimentado en el último año (y sobretodo, en el último trimestre), el bitcoin se ha convertido en una inversión cada vez más popular por el hecho de ser capaz de generar porcentajes de ganancia excepcionales en muy pocos días, porcentajes que son muy difíciles (por no decir imposibles) de ver invirtiendo en otros bienes o mercados.

Además del bitcoin, existen muchas otras criptomonedas que con el pasar de los últimos años han aumentado exponencialmente su precio, su capitalización de mercado y, por lo tanto, la seguridad del inversor y el valor que este ve en determinada moneda, por lo que invertir en criptomonedas llama cada vez más la atención de particulares y empresas que hasta hace unos meses eran completamente ajenos a este mundo. Pero, ¿Qué son las criptomonedas?

Índice

    ¿Qué es una criptomoneda?

    Una criptomoneda, criptodivisa (del inglés '"cryptocurrency") o altcoin es básicamente una conjunto determinado de información que sirve como medio de intercambio digital y que nos permite realizar transacciones de cualquier lugar a otro de forma casi instantánea. Esta información, que representa una cantidad determinada de monedas, se encuentra protegida por distintos protocolos criptográficos (encriptado de la información), de donde deriva el término criptomoneda.

    CriptomonedasLas criptomonedas nacen principalmente como una respuesta a la necesidad de realizar transferencias de dinero de forma descentralizada, eliminando los intermediarios y volviendo el enviar dinero una transacción p2p (person-to-person), sin bancos ni instituciones financieras de por medio. Las criptodivisas funcionan utilizando una red o un entramado de redes descentralizadas que generalmente utilizan tecnología basada en el BlockChain cadena de bloques, en la que miles o millones de usuarios (llamados nodos) sirven como agentes o "verificadores" de todas las transacciones o envíos de información (bloques) que se realizan dentro de dicha red.

    A pesar de que la transacción pasa por millones de lo que podríamos catalogar como "entes reguladores" (que en este caso son los usuarios pertenecientes a la red), se dice que las transacciones son descentralizadas porque no hay ningún ente principal que posea más autoridad que los usuarios. Al contrario, en el caso de las criptomonedas, cada usuario de la red tiene la misma importancia, y cada uno cumple la misma función reguladora que el resto. Entonces, ¿Cómo funciona?

    Tomemos de ejemplo la criptomoneda que mayor valor y capitalización de mercado tiene hasta el momento: El BitCoin. Esta criptomoneda utiliza como base la tecnología BlockChain que, como su nombre lo indica, no es más que una cadena de bloques de información entrelazados entre sí. Cada bloque contiene un número determinado de registros de todas las transacciones que se han realizado dentro de la red y está enlazado a los bloques que contienen todas las transacciones anteriores.

    Supongamos entonces que el Usuario A quiere enviar cierta cantidad de dinero a un Usuario B, para lo que este envía una solicitud a la red en cuestión con los detalles de la transacción que desea realizar, como el monto y la dirección de la misma. A partir de ese momento, dicha petición es enviada a todas partes de la red en forma de "bloque de información", bloque que será recibido y verificado por todos los usuarios (nodos) de la red asegurándose de Usuario A efectivamente tiene a su disposición la cantidad que está intentando enviar a Usuario B.

    De ser así, cada nodo emite una respuesta afirmativa a la red y, en el momento en el que se logra un consenso en donde la mayoría de los nodos lo aprueba, dicha transacción pasa a formar parte del "bloque de transacciones", que tiene un tamaño máximo predeterminado. A medida que pasa el tiempo y más y más transacciones se van agregando al bloque, este llega al límite de su tamaño, se sella y se enlaza con la cadena de bloques principal.

    A partir de este momento, a todas las transacciones incluidas en dicho bloque se les asigna un valor permanente que está directamente enlazado con todos los bloques de la cadena y que, de modificarse, modificaría también todos los bloques a los que se encuentran enlazado, operación que requeriría nuevamente la aprobación de la mayoría de los nodos o usuarios dentro de la red.

    Debido a esto, aunque la probabilidad de realizar una transacción fraudulenta es matemáticamente posible, resulta, al menos de momento, virtualmente imposible. De hecho, hay un gran ejemplo que ilustra perfectamente lo que 'virtualmente imposible' significa: Si Google, que es una de las empresas con mayor poder de cómputo a nivel mundial, tratará de hackear la red BlockChain haciendo uso de todo su hardware, jamás lograría conseguir una probabilidad de éxito superior al 50%.

     Historia de las criptomonedas

    Como comentamos anteriormente, las criptomonedas nacieron con la intención de crear una forma de pagos descentralizada sin intermediarios ni entes reguladores. Las primeras menciones de un sistema de este tipo fueron realizadas en un correo que envió el criptógrafo Wei Dei a la célebre lista de correos CypherPunk, en donde proponía la necesidad de crear un sistema de pagos descentralizado que funcionara con bases criptográficas y de forma colaborativa entre sus usuarios, usando una moneda que denominó 'b-money', aunque admitía que no tenía idea de como realizarlo.

    Aunque este tipo de pagos criptográficos vio la luz por primera vez con plataformas como eCash, del famoso criptógrafo David Chaum, que aunque volvía las transacciones anónimas aún funcionaba bajo un sistema centralizado en el que un ente recibía y emitía todos los pagos; el primer concepto de lo que hoy en día se considera criptomoneda empezó a desarrollarse con el envío de un artículo a la lista de correos de metzdowd.com de una persona (o grupo de personas), que se identificaba bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto, de un artículo en el que explicaba como crear un sistema P2P (person-to-person) de dinero digital que no se basara en la confianza.

    Un año después, se registró el dominio Bitcoin.Org y se lanzó el primer cliente de Bitcoin de código abierto, además de minarse el primer bloque de bitcoin, denominado bloque génesis, que para aquel entonces era de 50 bitcoins.  El desarrollador Hal Finney fue el primero en unirse activamente a este proyecto, y tras haber descargado el cliente el día de su lanzamiento, fue partícipe de la primera transacción de bitcoins de la historia al recibir 10 bitcoins de Nakamoto.

    La comunidad del Bitcoin fue creciendo con el tiempo y, tras un año de desarrollo, Satoshi Nakamoto abandonó el proyecto para desaparecer sin dar nunca detalles de su verdadera identidad ni del lugar del que procedía que fueran verificables. Esto, sumado al hecho de que según los registros del BlockChain afirman que sus direcciones conocidas cuentan con aproximadamente un millón de bitcoins, ha sido motivo de desconfianza y especulación por años.

    Con el paso de los años y basado principalmente en el código fuente del bitcoin, empezaron a desarrollarse toda clase de monedas virtuales a base de protocolos que utilizaban los mismos principios de red descentralizada propuestos por este, pero incorporando innovaciones, nuevas características, o directamente funcionando con tecnologías completamente nuevas que los hicieron destacarse y, además de perdurar en el tiempo, lograr grandes capitalizaciones en el mercado global y haciéndose un lugar en el mundo como moneda electrónica.

    ¿Cuántas criptomonedas existen?

    La gran popularidad que tuvo la idea de la forma de pagos descentralizada que propuso el bitcoin fue un detonante para todo tipo de ideas similares, ya que el principal problema, que era llevar la idea a la práctica, estaba resuelto. A partir de ese momento empezaron a desarrollarse cientos de criptomonedas, muchas de las cuáles no eran más que copias del bitcoin o algoritmos con cambios poco significativos más allá del nombre.

    top criptomonedasSin embargo, con el paso del tiempo empezaron a aparecer plataformas que, a base de nuevas implementaciones de esta tecnología, empezaron a popularizarse y a ganar adeptos en el mundo de las monedas virtuales. Estas monedas que fueron surgiendo como una alternativa al bitcoin empezaron a denominarse altcoins, término proveniente del inglés para "alternative coins".

    En la actualidad existen cientos de criptomonedas que tienen una capitalización real en el mercado, y que son utilizadas para enviar y recibir dinero de forma totalmente anónima. Son tantas que sería un sin sentido mencionarlas a todas pero, de hecho, de entre las criptomonedas más populares hay 30 con una capitalización de mercado que supera los mil millones de dólares:

    1. Bitcoin Gold
    2. EOS
    3. Qtum
    4. NEO
    5. TRON
    6. Lisk
    7. BitConnect
    8. Popolous
    9. OmiseGO
    10. Zcash
    11. Verge
    12. Waves
    13. Hshare
    14. BitShares
    15. Tether
    16. Stratis
    17. Ardor
    18. Augur

    ¿Para qué sirven las criptomonedas?

    Las criptomonedas han sido aceptadas progresivamente como métodos de pago para distintos servicios alrededor del mundo. Hoy en día son cientos de miles los servicios que pueden pagarse utilizando bitcoins o muchas otras criptomonedas. Por ejemplo, Ethereum es usado por compañías para la creación de contratos inteligentes, que son contratos programados para la realización de determinada acción y cuyo cumplimiento es verificado de forma automática por la red. Una vez que la red verifica que el contrato se ha cumplido, este libera la recompensa en criptomonedas a los usuarios correspondientes según lo estipulado en el contrato.

    También son cada vez más los comercios que utilizan criptomonedas alrededor del mundo. En países como Japón y Corea del Sur, donde el uso de criptodivisas es muy popular, es posible encontrar una gran cantidad de locales, como restaurantes, hoteles y clubes, que aceptan pagos en bitcoin, ethereum y ripple. De la misma forma, la criptomoneda Ripple ha sido utilizada en pruebas pilotos por bancos para realizar transacciones internacionales interbancarias (de una entidad bancaria a otra), de forma automática y con costos reducidos.

    La forma más común de enviar y recibir pagos en criptomonedas es mediante la creación de wallet o monedero de pagos que, tras registrarnos, nos darán una dirección única a la que podremos realizar los pagos. Por ejemplo, para bitcoin existen muchas carteras muy populares como CoinBase, BlockChain.Info y Xapo, mientras que para Ethereum la más popular y más utilizada es MyEtherWallet.

    ¿Cómo comprar criptomonedas?

    Existen multitud de páginas, servicios y plataformas en las que podemos comprar criptomonedas. Una vez que tengamos una billetera, podemos proceder a hacer uso de cualquier de estos para, mediante transferencia bancaria, tarjetas de crédito o incluso utilizando servicios de terceros, como Paypal, podremos comprar criptomonedas.

    A pesar de esto, la mayoría de sitios disponibles nos permitirán comprar sólo bitcoins, ethereum y algunas pocas más, que son las monedas más populares y de mayor demanda y circulación en todo el mundo.

    ¿Dónde comprar criptomonedas?

    Coinbase: Este es quizás uno de las páginas para comprar bitcoins más utilizadas. Con una base de usuarios que supera los 11 millones de usuarios y las 10 mil aplicaciones para desarrolladores, Coinbase combina una interfaz sencilla y simplificada con un excelente nivel de seguridad, que podremos configurar incluso para que se nos solicite confirmación mediante el número de teléfono y el email a la hora de autorizar un dispositivo nuevo. En Coinbase podemos comprar bitcoins con tarjeta de crédito o débito sin ningún tipo de problemas. La única pega es, quizás, que el verificar nuestra cuenta e identidad resulta un poco trabajoso, aunque hay quienes están de acuerdo al afirmar que este nivel de seguridad adicional es lo que hace de Coinbase tan atractivo.

    CEX.io: Esta es otra página muy popular para comprar bitcoins en línea. En CEX.io contaremos con una interfaz muy intuitiva que es perfecta para los usuarios que recién se están iniciando en el mundo de las criptomonedas y el bitcoin. Dentro de esta plataforma podremos comprar bitcoins con transferencia bancaria y podremos pagar en multitud de divisas como dólares estadounidenses, euros, libras esterlinas e, incluso, rublos rusos. CEX.io es una de las plataformas más populares para comprar bitcoins en Europa, resultando la principal alternativa a Coinbase y brindándonos también la opción de pagar utilizando tarjetas de crédito.

    LocalBitcoin: Una de las páginas de compra y venta de bitcoins más famosas del mundo. En LocalBitcoin nos encontraremos con una interfaz sencilla y minimalista que resulta muy popular para las transacciones p2p (persona a persona). Es una especie de mercadolibre de bitcoins, en donde podremos encontrar ofertas de personas que viven en nuestro país. LocalBitcoin nos ofrece la ventaja de que la mayoría de las personas aceptan cualquier medio de pago, por lo que además de poder pagar por transferencia bancaria, también podremos comprar bitcoins con PayPal o incluso, si contamos con la suerte de que el vendedor se encuentra cerca de nosotros, efectivo.

    Para cambiar nuestros bitcoins por cualquier otra criptomoneda que deseemos, sólo nos basta con usar cualquier servicio de exchange de criptomonedas como Kraken, Bittrex o Poloniex, que son los más famosos y recomendados.

    ¿Dónde vender las criptomonedas?

    A la hora de vender las criptomonedas que hemos adquirido anteriormente, ya sea minando o pagando por ellas, es conveniente utilizar un servicio confiable en el cual podamos asegurar que nuestro capital no nos será robado por ningún tercero malintencionado.

    Las plataformas que mencionamos anteriormente para comprar criptomonedas también pueden ser usadas para vender tus criptomonedas sin ningún tipo de problemas. Sin embargo, y aunque muchas veces para comprar no solicitan este requisito, para convertirte en un vendedor de criptomonedas deberás ser un usuario verificado, para lo que la plataforma en cuestión te pedirá tus datos personales, una foto de tí sosteniendo un documento de identidad y, en caso de que desees cambiar tus criptomonedas por depósitos en tu cuenta bancaria personal, una cuenta bancaria.

    Es importante destacar que para vender criptomonedas por depósito o transferencia bancaria es necesario que los datos de la cuenta que creaste en la plataforma coincidan al 100% con los datos del titular de la cuenta bancaria que recibirá los dólares, euros, libras o sea cual sea la moneda en la que desees recibir el pago. Por esta razón te recomendamos usar únicamente tus datos reales, recordándote que estos servicios funcionan bajo normas de privacidad estrictas que no compartirán tu información con terceros bajo ninguna circunstancia.

    Tipos de criptomonedas

    A pesar de que existe gran variedad de criptomonedas, estas pueden separarse básicamente en dos grupos principales: Aquellas que pueden "minarse", y aquellas que no.

    Criptomonedas minables

    Las criptomonedas minables son aquellas que podemos ganar mediante la realización de una tarea determinada. Esta tarea suele ser la de "prestar" el poder de procesamiento o cómputo de nuestro ordenador a la red de dicha criptomoneda, procesamiento que es utilizado eventualmente para cubrir el gasto de recursos informáticas que tienen las redes para realizar las transacciones de una cuenta a otra.

    Para minar criptomonedas sólo suele ser necesario el descargar un software para minar criptomonedas, unirnos a una poolpiscina de minado, introducir la dirección de nuestra wallet o monedero para criptomonedas y dejar nuestro ordenador trabajando.

    Algunas de las criptomonedas minables más populares son:

    • Bitcoin
    • Ethereum
    • LiteCoin
    • Ethereum Classic
    • Dash
    • Monero
    • ZCash
    • Steem
    • BitConnect
    • ByteCoin

    Criptomonedas no minables

    Las criptomonedas no minables son aquellas que no pueden ganarse utilizando los recursos informáticos de nuestro ordenador para colaborar con la red con la que funcionan. Estas suelen lanzar ofertas al mercado de cierta cantidad de criptomonedas y cada cierto tiempo, ofertas que pueden ser aprovechadas por los interesados en adquirir dichas criptomonedas.

    Este tipo de criptomoneda suele contar con una oferta de pre-lanzamiento, en el que los interesados en invertir pueden adquirir la criptodivisa a precios más económicos a los que se espera que capitalice una vez salga al mercado.

    Algunas de las criptomonedas no minables más populares son:

    • Ripple
    • Cardano
    • Nem
    • Qtum
    • NEO
    • Stellar

    Otras criptomonedas

    En esta clasificación podemos incluir un tercer tipo de criptomoneda: Los tokens. Un token es un tipo de moneda "interna", por llamarla de alguna forma, que puede utilizarse en una plataforma determinada para intercambiarse por otros servicios o criptomonedas.

    En la actualidad, los tokens más populares y con mayor capitalización de mercado son:

    • EOS
    • Tron
    • OmiseGO
    • Populous
    • Tether
    • Ardor
    • Augur
    • Status
    • Binance Coin
    • SALT

    Algunos datos curiosos

    • Una de las primeras transacciones sobre las que se tiene registro respecto al bitcoin fue de 10.000 BTC y se realizó de un usuario a otro para que este último le comprara un par de Pizzas y se las enviara. Esa cifra equivaldría hoy en día a más de 170 millones de dólares
    • La red de la criptomoneda Ethereum es utilizada por la ONU para enviar donaciones a los refugiados sirios.
    • Un bitcoin está formado por aproximadamente 31 mil líneas de código, lo que lo vuelve un mecanismo increíblemente complejo por sí mismo, aunque los principios utilizados para su uso son también increíblemente sencillos.
    • El creador del bitcoin, Satoshi Nakamoto, fue nominado en el 2016 al premio nobel de economía por el desarrollo de este protocolo. Sin embargo, su postulación fue rechaza debido a que no se aceptan personas fallecidas ni tampoco anónimas para estas premiaciones.
    • A pesar de esto, Nakamoto sí fue galardonado, pero por el premio a la innovación, otorgado por el diario "The Economist".
    • Han existido muchas controversias alrededor de la figura de Nakamoto. Una de ellas causó tanto revuelo que, tras 5 años, Nakamoto accedió a su cuenta en la red de Proyecto P2P para asegurar que "Él no era" la persona a quien le adjudicaban su identidad.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir